Atención al cliente info@onlyartravel.com | OPINIONES
Viajes y visitas guiadas  de arte

¡Suscríbete!

EXPRESIONISMO ALEMÁN en la colección Thyssen-Bornemisza. Hasta el 14 de marzo 2021.

 

Con motivo de la celebración del centenario del nacimiento del barón Hans Heinrich Thyssen Bornemisza (1921-2002), se han seleccionado de su colección madrileña los cuadros que representan al EXPRESIONISMO ALEMÁN, para organizar esta exposición en el museo que lleva su nombre, hasta el 14 de marzo de 2021.

Son cuadros pertenecientes a la colección permanente, a los que se han añadido algunos de su viuda, Tita Cervera, y de sus hijos. Para los visitantes se trata de la interesante labor de revisitar esta parte de la colección, muy cuidada por el barón, cambiada de sus habituales salas,  y resulta un ejercicio muy recomendable. Siempre sorprende alguna obra que nos había pasado desapercibida en el conjunto de la colección, cobrando aquí más importancia gracias al contexto en el que se incluye.

Sirva también este recorrido para entender a los coleccionistas más de cerca, a las razones que les hacen elegir unas obras y no otras para su colección. Hasta los años 60, el barón Thyssen había seguido en su colección una línea muy tradicional, continuando la labor de su padre, adquiriendo sobre todo obras de maestros antiguos. Será a partir de 1961,  cuando adquiera  la acuarela El beso de Emil Nolde, que comience su nueva colección, de vanguardias artísticas del siglo XX, y sobre todo de artistas alemanes, que en su momento, con el nazismo en pleno auge, habían sido considerados como arte degenerado. Podemos conocer los primeros pasos del barón en esta nueva línea como coleccionista. Hay quien quiere ver un ajuste de cuentas del propio barón con el nazismo, al dedicarse a coleccionar a los autores denostados por el nazismo, y , según el director del museo, Guillermo Solana, al hacerlo, rompe con la tradición familiar.

El Estado español adquirirá en 1993 una gran parte de la colección del Barón, y con ella los cuadros expresionistas alemanes, de los que no había representación en ningún museo español.

El colorido atrevido de la obra de Nolde  le indicó un camino más libre a la hora de coleccionar, más emocional, no quería ser “un magnate conservador” como su padre. Y los marchantes le fueron dirigiendo a la adquisición de obras de Ernst, Kirchner, Kandisky, Klee, Marc… Era un comprador impulsivo, que compraba lo que le gustaba, sin perder de vista el crear una colección que incluyera todos y cada uno de los movimientos de vanguardia,  sin perder de vista el conjunto de su colección.

Cronológicamente, Munch será el iniciador de esta línea expresionista, ya en el siglo XIX, y en su país, Noruega. Era muy conocido en París y Berlín, por su obra radical, aunque todavía naturalista, centrada en la expresión de sentimientos y estados de ánimo. Como la soledad que emana de la obra presente en la colección del barón, Atardecer. Laura. Hermana del artista (1888), acentuada por el vacío, la monumentalidad de la figura y la composición asimétrica muestran una mujer totalmente aislada, totalmente sola.

Munch Atardecer.1888 Onlyartravel

El expresionismo alemán nacerá en la Alemania anterior a la I Guerra Mundial, no en un único momento ni en un solo lugar. Y lo hará en todos los campos de la expresión artística (literatura, arquitectura, pintura, música, cine…). Se crean obras de muy diverso índole, con una serie de cuestiones en común: el rechazo a la realidad vigente, el antinaturalismo, basado en esa deformación de la realidad tan emocional, un cierto idealismo, y la idea de que el arte es autónomo, y no tiene por qué representar la realidad exterior, sino engendrar una diferente.

Die Brucke, El Puente, es un grupo expresionista que nace en Dresde en 1905, formado por cuatro jóvenes estudiantes de arquitectura: Kirchner, Schmidt-Rottluff y Heckel, entre ellos, que aparecen en la muestra del museo. Todos ellos se vieron influidos por Nietzsche, leyeron a Strindberg y a Dostoiewsky… Invitarán a Nolde a unirse al grupo, y se consideraban a sí mismos “un puente hacia el futuro.”. Era más una postura filosófica que artística, no tenían postulados pictóricos comunes, teóricos, aunque sí características plásticas parecidas. Otto Müller y Max Pechstein formarán parte también de este grupo, muy unido.

Los miembros del El Puente, trataban en sus obras una temática común, escenas callejeras, desnudos al aire libre o en interiores, grupos de bailarinas…Admiraban, sin declararlo, a Van Gogh, Gauguin y Munch, y al movimiento fauve.  Movimientos y autores, todos ellos, que  influirán en esta nueva forma de tratar los colores, encendidos, y los planos, aplicados rápidamente, la distorsión espacial, que fue derivando hacia una mayor insistencia en lo constructivo, recibiendo una clara influencia del cubismo y del futurismo.

Cocina alpina. Kirchner. Onlyartravel

Entre los cuadros que hay en la muestra destacaría algunos que realmente hablan por si solos de la fuerza cromática y expresiva de este grupo, de como sus pinceladas sirven como nueva invención de la realidad: La fábrica de ladrillos de Heckel, Cocina alpina y Calle con buscona de Kirchner, sin olvidar dos paisajes realmente inquietantes uno de Nolde, Nubes en verano y otro de Schmidt-Rottluff , Paisaje de otoño en Oldenburg, y los idílicos desnudos con paisaje de Pechstein y Müller.

Todos estos autores vieron su vida truncada de un modo u otro por la guerra, con lesiones físicas,  mentales  o teniendo que huir de su propio país. En el nazismo formarán parte del llamado Arte degenerado.

El otro grupo alemán, Der Blaue Reiter, El jinete azul, es el otro grupo pictórico de expresionismo alemán. Nacido en Munich en 1911, comparte con El puente el antinaturalismo, y las influencias fauvistas, cubistas, principios filosóficos y su gusto por el color encendido. No se trata de un grupo tan cohesionado, es más heterogéneo y más espiritual, con una clara tendencia a la abstracción. Wassily Kandinsky y Fran Marc, estarán a la cabeza de lo que no se constituirá en realidad como grupo, y relacionados con ellos…otros pintores como Auguste Macke, Paul Klee.

Crearán una pintura alejada del naturalismo, donde predomine el “yo creador”, en el sentido de una necesidad interior de expresarse, y abogarán por una creación multidisciplinar (música, escultura, arquitectura…) en la que se fundan las artes. Al igual que El Puente, valoran las formas de expresión primitivas..

Todo ello crea una enorme diversidad, no hay un estilo común, como se hace evidente en obras de Kandinsky, ya abstractas en este momento (Pintura con tres manchas, veáse la diferencia con el paisaje urbano, Murnau. La salida de Johannistrasse de 1908. ), en el interés simbólico y espiritual de El sueño, de Marc y en Húsares al galope, de Macke, con un dinamismo muy cercano al futurismo.

Kandinsky. Murnau 1908 Onlyartravel

Otros expresionistas alemanes ( y de otras nacionalidades, rusos, sobre todo) fueron independientes de estos grupos: Feininger, Itten, Kokoschka, Jawlensky, Beckmann y en especial Grosz…siguieron la línea del antinaturalismo, la provocación, y la utilización de los colores y planos como formas de expresión interior, y se desarrollan en un mar de nuevas vanguardias artísticas que ocupan la primera mitad del siglo XX, y que el barón Thyssen quiso tener muy bien representadas en su colección.

expresionismo

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario




info@onlyartravel.com
Contacto
Opiniones