Atención al cliente info@onlyartravel.com | OPINIONES
Viajes y visitas guiadas  de arte

¡Suscríbete!

Paula Rego en CEART, Fuenlabrada: Giving fear a face. Hasta el 21 de julio.

 

Trasladarse hasta Fuenlabrada, da igual donde vivas, es un esfuerzo, parece que está lejos de todo ( y que me perdonen los vecinos de dicha localidad). Pero ese esfuerzo se ve de sobra compensado cuando aparece ante tí el edificio que cobija el CEART, Centro de Arte Tomás y Valiente. Un espacio que promete sorprender, como lo hace la exposición de Paula Rego Giving fear a face (o Personificar el miedo) , que acoge hasta el 21 de julio.

CEART. Onlyartravel

En su interior aguarda un montaje laberíntico, agradable y sorprendente que  te invita a descubrir las últimas obras de esta influyente pintora figurativa, una de las grandes del siglo XX. Ochenta obras pintadas por la pintora portuguesa desde 2005, con la técnica del pastel como protagonista, esperan a descubrir todo un mundo de sensaciones.

A sus ochenta y cuatro años Paula Rego (Lisboa, 1935) sigue trabajando, y creando a contracorriente  esos mundos que la obsesionan. Experiencias personales, fantasías, pesadillas, referencias a la crueldad del mundo en especial con las mujeres, pero con cualquier ser humano.

Portuguesa de nacimiento, e inglesa de adopción, será el Portugal del dictador Salazar, su infancia de abandono y su juventud la que marquen su carácter, y  su pintura, siempre llena de imágenes traumáticas.

Paula Rego. Onlyartravel

Desde que se entra en el espacio expositivo ya se siente la libertad creadora de esta artista. Nada se abarca totalmente con la mirada, a modo de laberinto sorprendente van apareciendo las obras de la pintora. Está cuidado hasta el último detalle, con salas decoradas con papel pintado sacado de sus obras y de fondo, la música que escuchaba mientras trabajaba: Por la mañana, ópera, sobre todo Verdi, por la tarde algo más ligero, Frank Sinatra, fados y Bing Crosby, cuenta su ayudante.

María Toral es la comisaria, y ha contado con la colaboración de la familia y de la ayudante de Paula Rego, Lila Nunes. Nos definen ambas a Paula Rego como una tenaz trabajadora, desde la juventud, siempre experimentando, y representando figuras que antes tenía que ver. De ahí sus “bonecos”, esas figuras de papier maché, casi de tamaño natural, vestidas y ambientadas (con ropas usadas) , que les servían de modelos para sus cuadros. Se recogen en la muestra dos instalaciones, Merienda y Vergel, de estas figuras inquietantes que dan su particular visión de la familia.

cenefas-pared-rotulada-ceart-fuenlabrada

Según vas disfrutando y sufriendo a la vez el recorrido, te llegan a la mente referencias a colegas suyos, como Hockney o Bacon, en sus inconfundibles trípticos, o el impudor de Balthus y sus temas considerados subversivos. O al genial Goya y sus figuras negras. Ella misma habla de la influencia de Goya, que también reflejó lo que es capaz de hacer el hombre contra el hombre. Se podría situar su obra en una extraña mezcla de pop art y expresionismo, si es que hubiera que clasificarla, lo cual puede parecer innecesario a la vista de sus obras. Además de los grandes maestros, a Paula Rego le influyen directamente los cuentos tradicionales portugueses y sus propias experiencias.

La familia, la infancia, todos los temas sociales, escalofriantes a lo largo de toda la muestra aparecen sin darte cuenta, a la vuelta de otra esquina, una muestra sin pudor de la tiranía humana. Y muchos de los abusos los sufre la mujer, el aborto, la mutilación genital, la pederastia, la prostitución. Es más bien un catálogo de la maldad humana, a la que no se cansa de denunciar. Todo ello no hace calificar su obra de feminista, más bien de humanista

Y su predilección por el pastel. Todas las obras tienen esa técnica, el pastel, del que dice que es casi igual que dibujar, agresivo y tierno a la vez y al que se dedica plenamente desde 1993. Son tonos vivos, se podría decir que alegres, pero no lo son los temas que trata. Ahonda en la crítica social con una paleta más alegre. Es su manera de atacar el sistema , de esta pintora, que según su hijo, Nick Willing, “siente demasiado”.

la depresión. Onlyartravel

Si me tengo que quedar con un rincón, difícil, me quedaría con la sobrecogedora serie dedicada a la depresión, en tonos negros y amarillos. Decadente. Real como la vida misma. Una depresión que debió sufrir la propia pintora y en la que se muestra el bloqueo que se siente, y la impotencia de estar atada a un sillón.

Una ocasión única para contemplar la inquietante obra de esta artista subversiva, Paula Rego.

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario




info@onlyartravel.com
Contacto
Opiniones